Ser padre, soltero y hipster...

IMG_20201115_084558_917

Por Chisco Leitón

Para iniciar aclaro la palabra hipster:

es un término originario de la década del cuarenta del siglo pasado, aunque recién en la década del noventa adquiriría una mayor notoriedad, cuando comenzó a ser empleado para describir a los jóvenes y adolescentes pertenecientes a la clase media y alta, oriundos de la ciudad y que manifiestan intereses alejados a los predominantes en lo que respecta a moda y cultura, tal es el caso de la música alternativa o del cine independiente, en palabras más simples, lo alternativo o la anti moda es lo que más gusta a estos jóvenes,

por ejemplo, piensa en un tipo con unos pantalones un poco rotos, unos tenis o zapatillas rojas y una camisa de botones de cuadros rojos con negro, o con pinta de leñador en media ciudad.

Yo en lo personal no me consideraba un hipster, pero generalmente visto como uno y pues en cuanto a un tema de gustos también soy un poco anti-moda así que se puede decir que soy bien hipster jajajaja, un hipster del Señor, uno que no solo va en contra de la moda si no también en contra de todo los que el mundo me ofrece para desviarme del camino correcto.

Y tu te preguntaras: ¿qué tiene que ver esto con la santidad? pues nada, pero lo que sí tiene mucho que ver con la santidad es: que la manera de cómo me ven por fuera no decide si puedo llegar a ser santo o no, pues esto es un tema actitud, y principalmente del corazón. Que mis acciones y mi rostro sean los que reflejen a Cristo, como les decía a mis hermanos de comunidad, lo importante no es el frasco (envase o contenedor) si no lo que contiene.

Si, quizá me vea muy hipster a mis 33 años con mis jeans tallados y mis botas altas, o con mis brazos tatuados y mi barba larga, pero dentro trato de llevar una parte de Jesús, del Jesús a quien represento y deseo imitar porque Él es mi centro, a quien día a día busco en la oración, en los sacramentos, en la eucaristía y en el servicio a la iglesia, para que me ayude a mantenerme en el buen camino, el camino del amor, donde aprendo a amarlo antes que a todas las cosas.

Yo se que los planes de Dios son perfectos y trato de ver su voluntad en medio de todo lo que vivo, por ejemplo volví a ser soltero, pero mi soltería es un poco diferente, ya que en algún momento tuve un matrimonio con la bendición de Dios por medio del sacramento y ahora estoy en medio de una separación, sin embargo, he decidido buscar la gracia de Dios yo solo, y seguiré siendo soltero en camino a esa santidad que tanto anhelo.

Y por último pero no menos importante esta el hecho de ser padre, fue uno de los regalos más grandes que Dios me dio ya que como padre uno experimenta el servicio a otro nivel, porque ya no estas solo por ti, estas por esas personitas que dependen de ti para muchas cosas, además del hecho de que se adquieren nuevas obligaciones, una de ellas es educarlos en la fe, educarlos como buenos cristianos, llevarlos a la catequesis y que que puedan ser un reflejo de el amor de Dios que uno como padre les transmite, y por ellos el hecho de querer ser como Jesús por que como dice la canción ellos querrán ser como yo.

Quizá no sea perfecto, pero lo que sí soy es un hipster del Señor, que seguirá luchando para mantenerse el camino a la santidad tal y como Jesús fue santo.

2020 FExtrema. Todos los Derechos Reservados.