¡Qué fácil es tener un noviazgo santo!

perfil-alexa_iusseff

Por Alexa Ruiloba + Iusseff Madrid

Sí, ¡como lo lees! tener un noviazgo santo es súper fácil, porque lo único que se necesita es poner a Dios sobre todas las cosas, sobre el amor que sientes por tu pareja, sobre todo anhelo o placer; y aquí está lo difícil… 

El noviazgo es un recorrido de vida que debe madurar como la fruta, es un camino de maduración en el amor, hasta el momento en el que se vuelve matrimonio, con etapas que “no deben ser quemadas” porque la maduración se hace paso a paso. – Papa Francisco.

En nuestro caminar como novios hemos experimentado el gran amor de nuestro Señor por cada uno de nosotros; Desde la forma en que nos conocimos, hasta el día de hoy en nuestro proceso de conversión a un noviazgo santo. Durante todo este tiempo poner a Dios en primer lugar ha sido difícil, pero aquí le dejamos algunos tips para que los pongan en práctica:

Oración: Rezar juntos el rosario, orando el uno por el otro, meditando la palabra de Dios juntos y así vencer todos los obstáculos que se nos presenten.

Entregarse uno al otro: Es importante servir al otro, ayudándolo, apoyándolo, escuchándolo y levantándolo cuando lo necesitetanto en momentos felices como en las dificultades. “Se trata más de dar que de recibir”

Sacramentos: Este es uno de los tips más importante porque dentro de los sacramentos esta la Eucaristía y la confesión, con ellos nos fortalecemos mutuamente. Jesús nos invita a su gran banquete para encontrarnos con Él y que mejor que estando en gracia.

Vivir la castidad desde el corazón: La castidad hoy en día es ir contracorriente ya que vivimos en un mundo hipersexualizado que nos plantea el placer vacío y sin propósito como la mayor representación de gozo y no de amor.

La castidad prematrimoniales el proceso preparatorio para la verdadera esencia del matrimonio, cuando sientan la tentación busquen realizar alguna actividad como la lectura de la biblia, rezar el rosario, ver películas o series o un juego de mesa.

Ser comprensivos en nuestro proceso de conversión y en la vida diaria: Tener paciencia y compresión uno con el otro para tener una relación más sólida y hermosa.

El tiempo del noviazgo puede convertirse de verdad en un tiempo de iniciación, ¿A qué? A la sorpresa de los dones espirituales con los cuales el Señor, a través de la Iglesia, enriquece el horizonte de la nueva familia que se dispone a vivir en su bendición. – Papa Francisco

Recuerda que es como un triángulo: tú, tu pareja y Dios.

2020 FExtrema. Todos los Derechos Reservados.